¿Qué es ser profesional?

¿Qué es ser profesional?

La satisfacción de ser profesional

Al comienzo de mi libro te comenté que con esta obra quería ayudarte profesional, personal y espiritualmente, pues bien, seguro que eres consciente de que hoy en día hay muchas personas sin trabajo que están pasando por situaciones muy difíciles o complicadas, si tú eres una de ellas, tan solo puedo decirte que lamento tal situación y espero de todo corazón que en la medida de lo posible, mis palabras y consejos te ayuden a encontrar las soluciones victoriosas y adecuadas que te permitan salir del estado en el que te encuentras y puedas avanzar en tu vida y en tu carrera profesional.

Si por el contrario eres una de las personas afortunadas que sí poseen un trabajo, pero siempre te preguntas una y otra vez ¿qué es lo que estoy haciendo mal, por qué no progreso en mi trabajo o en mi profesión?, creo que la mejor manera gráfica con la que te puedo contestar a esta pregunta es tomar como analogía la construcción de una casa.

Para construir una casa lo primero que debemos hacer es asegurarnos que el terreno sobre el que se va a edificar es firme, una vez realizada esta comprobación podremos pasar posteriormente a crear sobre dicho terreno unos buenos cimientos que nos permitan soportar toda la infraestructura sin miedo a que esta se vaya a caer por el efecto de su propio peso.

Me gustaría que pienses en este ejemplo ya que nos va a servir como referencia gráfica para responder a una pregunta que aunque aparentemente pueda parecer complicada, en el fondo, es más simple de lo que aparenta ser.

Para consolidar una carrera profesional de éxito y tomando como referencia lo que he comentado anteriormente, lo primero que debes conocer y analizar es el tipo de terreno sobre el que vas a construir.

Solo hay una forma de obtener estos datos y para ello debes saber perfectamente lo que significa ser profesional, pues esta es la base y la información necesaria que te llevarán a levantar una carrera profesional de gran éxito.

Ahora bien, ¿qué significa ser profesional?

Si buscamos profesional en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), vamos a ver las siguientes definiciones:

  1. adj. Perteneciente o relativo a la profesión.
  2. adj. Dicho de una persona: Que ejerce una profesión. U. t. c. s.
  3. adj. Dicho de una persona: Que practica habitualmente una actividad, incluso delictiva, de la cual vive. Es un relojero profesional. U. t. c. s. Es un profesional del sablazo.
  4. adj. Dicho de una persona: Que ejerce su profesión con capacidad y aplicación relevantes. U. t. c. s.
  5. adj. Hecho por profesionales y no por aficionados. Fútbol profesional.

Como puedes ver la palabra es usada como un adjetivo o sustantivo que define que alguien vive de su trabajo de forma capaz y el cuál está catalogado dentro de un sector o actividad.

Yo no estoy de acuerdo con estas definiciones, ya que esto lo podríamos asignar más a trabajador que a profesional. Hay una gran diferencia entre alguien que trabaja y alguien que es profesional.

Si bien los dos pueden desarrollar la misma función, la forma en la que lo hacen es lo que realmente lo cambia todo.

A continuación voy a exponer mi particular definición de lo que considero es un profesional y de cómo debería aparecer este representado en un diccionario para que no diese lugar a dudas ni a malas interpretaciones, ya que actualmente la palabra profesional se usa de forma inadecuada y no hace justicia a los valores y principios que conlleva.

Un profesional es una persona que desarrolla un trabajo en el cual sus conocimientos + su experiencia + sus cualidades o habilidades + sus aptitudes, lo hacen ser una persona altamente cualificada para desarrollar una actividad específica.

Gustavo Adolfo González Alfaya

En este punto no he añadido los valores éticos y morales porque hay excelentes profesionales que saben perfectamente desarrollar su trabajo, pero no necesariamente cuentan con este añadido. Aquí ya tendríamos que entrar en si además de ser buen profesional, también es buena persona o no.

Hay muchas personas en el mundo que desarrollan un trabajo, pero hay muy pocas que sean verdaderamente profesionales.

Un excelente profesional debe de tener en su haber estos 13 puntos

1º Conocimientos:

Sin ellos no podrá ejercer su labor.

2º Experiencia:

Junto con los conocimientos hará que tome las decisiones correctas.

3º Responsabilidad:

Un buen profesional que trabaje para alguien ajeno a el mismo, sabe que su trabajo es fundamental para el desarrollo y desempeño que ha sido contratado, por lo tanto, sabe que forma parte de una cadena de deberes y obligaciones que llevan inherentes algún tipo de responsabilidad.

4º Puntualidad:

La puntualidad va asociada a la formalidad y un profesional que no tiene formalidad, tampoco es profesional.

5º Compañerismo:

Cuando un profesional trabaja con más profesionales, todos deben de ser buenos compañeros unos de los otros, pues saber ser parte de un equipo y apoyarse mutuamente en las circunstancias que así lo requieren, no solo ayudará a hacer el trabajo mejor, sino también denotará humildad y ser buena persona, pues todos en algún momento de nuestras vidas laborales necesitaremos la ayuda de alguien que nos eche una mano.

6º Educación y respeto:

Un buen profesional es respetado no solo por su saber hacer, sino también por su forma de tratar y relacionarse con los demás.

7º Saber estar:

Cuando hablamos de un equipo de trabajo, todo profesional que se precie debe de saber cuál es su función y la de los demás, seguir las normas establecidas y la jerarquía de mando.

Aquí es donde surgen muchos problemas al no saber diferenciar entre amigos, familia o relaciones sentimentales. Este punto es clave y es donde más personas fracasan a la hora de convertirse en verdaderos profesionales. Un profesional sabe que los amigos, la familia y las relaciones sentimentales deben de quedar fuera del trabajo que desempeñan. Con esto no quiero decir que no puedan trabajar juntos amigos, familiares o parejas, lo que digo, es que dentro del trabajo todos deben de desempeñar su trabajo de la forma más profesional para la que han sido seleccionados y cuando salen de él, son lo demás.

8º Uniformidad:

No todos los profesionales deben o requieren para su función llevar uniforme, pero aquellos que si deban de llevarlo, deben de ponérselo de la forma correcta y con todos sus complementos y/o protecciones en caso de realizar actividades peligrosas tanto para ellos, como para los demás. No hacerlo podría incurrir en resultados no deseados.

9º Limpieza y aseo personal:

Este punto es básico, ya sea profesional o no, cualquier persona debe de cuidar su higiene personal. Un profesional que descuida su higiene personal deja rápidamente de serlo porque la imagen que causa a los demás no es buena. Por el mismo motivo también debe de cuidar la limpieza de su zona de trabajo, además de porque obviamente eso puede derivar o influir en muchos otros aspectos de su propia actividad.

10º Organización:

Si su trabajo así lo requiere, debe de organizar y planificar sus tareas con anticipación para evitar retrasos en los plazos de entrega y ejecución, evitando así alguno de los puntos que hablé al principio como la puntualidad y la formalidad.

11º Inteligencia y cultura:

Esto que puede parecer estar más ligado al intelecto que a la profesionalidad, es también un punto importante para ser un buen profesional. Toda persona que desarrolla una función, tenga un alto cargo o no, debe de seguir unas directrices. Para ejecutar estas directrices correctamente, uno ha de tomar en muchas ocasiones decisiones (aunque sean pequeñas) aquí el uso de la inteligencia y el raciocinio son vitales para salir victorioso de estas situaciones. Es posible que una persona antes de convertirse en buen profesional cometa muchos errores y tome algunas decisiones desacertadas, aquí nuevamente la inteligencia le ayudará a comprender que es lo que hizo mal para no volver a hacerlo y de esta forma, evolucionar. En cuanto a la cultura, tal vez debería decir tolerancia para definirlo mejor, pero es que para ser tolerante, primero hay que tener cultura. Un profesional debe de tener la suficiente cultura para ser tolerante, pues esta capacidad le otorgará el poder para ver cualquier situación y circunstancia desde distintos puntos de vista, además también le ayudará a ser lo suficientemente justo para poder mandar de forma correcta y eficaz a otros (en caso de que esa función esté entre las relativas a su profesión o cargo)

Es posible que una persona antes de convertirse en buen profesional cometa muchos errores y tome algunas decisiones desacertadas, aquí nuevamente la inteligencia le ayudará a comprender que es lo que hizo mal para no volver a hacerlo y de esta forma, evolucionar. En cuanto a la cultura, tal vez debería decir tolerancia para definirlo mejor, pero es que para ser tolerante, primero hay que tener cultura. Un profesional debe de tener la suficiente cultura para ser tolerante, pues esta capacidad le otorgará el poder para ver cualquier situación y circunstancia desde distintos puntos de vista, además también le ayudará a ser lo suficientemente justo para poder mandar de forma correcta y eficaz a otros (en caso de que esa función esté entre las relativas a su profesión o cargo)

12º Ambición:

En este punto seguro que hay muchos que no estarán de acuerdo conmigo, pero yo creo que el ser profesional está más ligado al siguiente punto de perfección y aprendizaje que al de conseguir otras cosas como títulos, cargos, más dinero, etc. Yo siempre digo que los títulos no crean profesionales, la experiencia sí. La finalidad de convertirse en un gran profesional no pasa por conseguir más títulos universitarios, tener mejores puestos de trabajo o ganar más dinero. Hay personas que ostentan altos cargos, tienen muchos títulos y ganan mucho dinero y sin embargo, jamás serán buenos profesionales.

13º Perfección y aprendizaje:

Por último y muy importante, todo profesional debe querer perfeccionar sus habilidades y aptitudes, debe de querer estar siempre en un continuo aprendizaje para simplemente saber que lo que hace, lo hace de la mejor forma posible dentro de sus posibilidades.

Como has visto, para que alguien se convierta en profesional, requiere de una gran cantidad de cualidades, pero sobre todo, de una gran cantidad de actitudes y aptitudes.

Notas y consideraciones sobre trabajo y profesionalidad

TRABAJO BAJO PRESIÓN

He podido observar un dato curioso durante los cargos de alta responsabilidad que he tenido la oportunidad de ejercer en mi larga carrera profesional y que se repite en innumerables ocasiones y que una gran parte de los candidatos que buscan trabajo ponen en sus hojas de vida (curriculum vitae), este dato es: «trabajo bien bajo presión«

Esta frase en concreto a mí personalmente me desagrada mucho y en cierto modo, hasta me cabrea, porque aunque aparentemente parezca inofensiva esconde grandes peligros detrás que me gustaría comentarte a continuación.

La culpa de que muchas personas que buscan trabajo pongan esto en sus CV lógicamente no es de ellos, sino de los reclutadores que parece que incluyen esto como requisito en todas sus ofertas laborales. A mí esta frase me parece que está totalmente fuera de lugar, porque un trabajador profesional no debe de trabajar bajo presión, sino que debe de trabajar por unos objetivos.

Ese profesional si lo es de verdad, sabe que tiene unas metas por cumplir, unos objetivos definidos y de acuerdo a todo lo anteriormente mencionado, ajustará su trabajo para que pueda hacerlo de la mejor forma posible en relación a lo que le dan.

Y si eso que se requiere de él, no está al alcance de sus conocimientos o capacidades, entonces deberá renunciar y decir que no.

Seré más explícito, un trabajador profesional debe de ser bien remunerado por la labor que realiza, pero su sueldo no tiene que ir en relación a las horas que marque su contrato, sino con base a que pueda conseguir los objetivos que se le piden.

A los 26 años en mi segundo año como jefe de cocina y después de demostrar en el primero por qué podían confiar en mí, tuve libertad total de horarios. Había días que hacía 12 o 15 horas y había días que hacía 2 o 5 o simplemente me lo tomaba libre, porque a mí no me pagaban por estar 9 horas metido en el hotel, a mí me pagaban para que en mi departamento todo funcionase a la perfección.

Yo nunca he tenido que decirles a las empresas para las que he trabajado cuantas horas me pasaba en mi casa preparando u organizando mi trabajo, porque eso forma parte de mis aptitudes como profesional, pero tampoco he tenido que dar explicaciones de por qué un día hacía más horas físicas en mi puesto y por qué otro hacía menos. Al final lo que importa es cumplir con los objetivos y tener claro las responsabilidades, no el cumplir unas horas establecidas, pues puede darse el caso que haya profesionales que necesiten más tiempo para desarrollar su función correctamente y la decisión de hacer más horas cuando es necesario debe de recaer única y exclusivamente en ellos, pues un profesional odia ver y hacer un trabajo del cual no se siente orgulloso.

Y a eso es a lo que me refiero con que las empresas no tienen que contratar personas que trabajen bien bajo presión, las empresas tienen que contratar personas PROFESIONALES y darles las herramientas necesarias para que puedan cumplir con lo que se les pide de una manera razonable.

Una vez contratados a dichos profesionales, ellos se encargarán de tomar las medidas oportunas para que su trabajo sea impecable y no les tengan que llamar la atención por nada, eso es lo que hace un PROFESIONAL y así deberían de ser las empresas que dicen ser PROFESIONALES y que solicitan mano de obra cualificada.

Los únicos profesionales que tienen que trabajar bien bajo presión son los buzos y poco más, el resto tienen que trabajar por objetivos, las personas no son ollas express para trabajar bien bajo presión.

Mi recomendación para ti es que si ves una oferta de trabajo en la que solicitan que trabajes bien bajo presión, empieces a correr y no mires ni para atrás, porque directamente lo que te están diciendo en esa oferta es que no les importa lo más mínimo ni tu integridad, ni tu salud, ni tu profesionalidad y por supuesto, que no van a proporcionarte las herramientas necesarias para hacer bien tu trabajo.

Para terminar, un profesional es una persona detallista y también una persona sincera, porque uno no puede buscar la excelencia en su trabajo si no se fija en los pequeños detalles.

También te voy a dar unos consejos finales por si buscas un trabajo.

Indistintamente al puesto ofertado, toma un mínimo de tiempo en revisar lo que estás enviando a la empresa, ya que si el que recibe dicha solicitud es un buen profesional, automáticamente se dará cuenta de todos los errores que cometas en ese proceso.

Revisar antes de enviar tu CV:

  1. Que pide la empresa y sobre todo como te lo pide (lo que para ti no es importante, tal vez para ellos si lo sea)
  2. Revisa bien los nombres de a quien se lo envías (si es que está disponible tal información)
  1. Revisa bien el Email a donde envías tu CV, una errata ahí puede hacer que nunca llegue a su destino.
  1. Si la oferta es para una empresa del extranjero, acuérdate siempre de añadir tu teléfono en formato internacional para que los reclutadores te puedan llamar. Este detalle aparentemente insignificante puede ser la diferencia entre que consigan hablar contigo o pasen al siguiente candidato. Si el reclutador no tiene experiencia en llamadas internacionales puede significar que pierdas un buen trabajo por un despiste. Todos los números internacionales están compuestos por un signo + o 00 seguido del código de país + código de área si procede + el número de teléfono, ejemplo para llamar a España desde otro país sería +34 986123456 o 0034 986123456
  2. Cuida tu lenguaje y las faltas de ortografía
  1. No mentir, te van a pillar de todas formas
  2. No enviar 15 Emails con trocitos de información en cada uno de ellos, tómate el tiempo necesario para redactar el mensaje con todo lo que quieres transmitir y adjuntar, tal vez solo tengas una oportunidad para hacerlo, así que hazlo bien a la primera. Recuerda que no estás en una carrera de velocidad, aquí el primero que llega no es el que gana siempre, sino el que lo hace mejor.
  3. No enviar Emails reenviados con información de conversaciones con otras personas, ni añadir varios destinatarios, ni tampoco usar direcciones de correo con nombres o palabras que están fuera de lugar.
  4. Añadir fechas o el año a los trabajos y estudios realizados

Te podría enumerar muchas más, pero esto es solo a modo de referencia y guía, espero que estos consejos te sirvan de ayuda para evitar errores futuros en tus solicitudes de empleo.

Con esto termino de escribir este capítulo en el cual te dejo mis reflexiones sobre lo que es un profesional y como todo aquel que quiera serlo, debería de hacer para conseguirlo.

Recuerda que trabajar no es igual a ser profesional, así que decide si quieres seguir trabajando o quieres convertirte en un verdadero profesional y que te reconozcan por ello.

Un saludo, atte.

Gustavo Adolfo González Alfaya

¿Te ha gustado este artículo?

Difunde, comenta, comparte, emociona, enseña, vive, sueña

¿Quieres dejarme tu opinión?

Escribe tu comentario un poco más abajo

¿Buscas más recursos de calidad como este?

Navega en la web e incrementa tu nivel profesional a niveles que nunca antes has alcanzado con todas las herramientas que he diseñado para ti.

¿Necesitas más ayuda?

Regístrate en uno de los eventos de más abajo

Últimos artículos publicados

Religión como forma de esclavitud

Esta publicación sin duda va a ser una de las más controvertidas, amadas u odiadas de todas las que escriba, pero al igual que he...

El dinero

Siguiendo con el tema de valores y principios, en este capítulo voy a abordar otro de los grandes problemas del mundo y el cual transforma...